Enviamos a Canarias

Metabolismo lento. ¿Por qué no consigo adelgazar?

Un metabolismo más lento de lo habitual puede ser la causa de todos tus males. ¿Subes de peso con mucha facilidad? o ¿no consigues perder peso a pesar de estar siempre a dieta? Aquí te damos las claves y los motivos por los que no consigues perder peso.

Cuando una persona tiene el metabolismo lento es habitual que su organismo queme muy poca grasa, por lo que la consecuencia más directa es que se almacene en su cuerpo en una proporción muchísimo más elevada de lo normal. Esto se traduce en un mayor riesgo de padecer sobrepeso y obesidad, si no se toman las soluciones adecuadas que nos permitan acelerar nuestro metabolismo con ingredientes naturales como la fruta de cetona de frambuesa

¿Qué es el metabolismo lento?

El metabolismo es el conjunto de procesos y transformaciones químicas a través de las cuales se renuevan las distintas sustancias del organismo. Se activa después de la digestión y se basa en la reabsorción y transformación de las sustancias contenidas en los alimentos que ingerimos.

Cuando estamos a dieta nuestro metabolismo debería destruir parte del tejido adiposo para conseguir la energía que no obtiene de los alimentos. De esta manera adelgazamos. Cuando esto no sucede de esta manera hablamos de un metabolismo lento.

Causas del metabolismo lento

Una de las causas más comunes es un problema orgánico, por ejemplo, el hipotiroidismo. La glándula tiroides es la hormona más importante en la regulación del metabolismo y el gasto calórico. Cuando funciona mal, puede producirse hipotiroidismo y como consecuencia un metabolismo lento que da lugar al sobrepeso. Se detecta fácilmente y siguiendo la medicación adecuada podemos llevar una vida totalmente normal y adelgazar para conseguir un peso normal.

Otra de las causas orgánicas del metabolismo lento, puede ser una intolerancia alimentaria. Si somos intolerantes a algún alimento, podemos tener una mala digestión y el metabolismo más lento de lo normal.

Sobre estas causas no podemos actuar, pero hay otras que forman parte de nuestros hábitos diarios que sí podemos controlar:

  • No realizar cinco comidas diarias
  • Comer demasiado rápido
  • Cenar mucha cantidad
  • Beber alcohol
  • Llevar una vida sedentaria
  • Beber poca agua
  • Descansar poco
  • No tomar suficiente fibra

¿Es posible cambiar el metabolismo lento?

Aunque es bastante difícil bajar de peso cuando se tiene un metabolismo lento, ser constantes con una dieta adecuada para bajar de peso poco a poco y la práctica de ejercicio físico diario, al menos treinta minutos, se traduce en una de las mejores soluciones para cambiar el metabolismo lento.

Puedes conseguir acelerar tu metabolismo siguiendo los siguientes consejos:

  • Practica ejercicio físico de alta intensidad diariamente, durante al menos 30 minutos cada día.
  • Aumenta tu masa muscular, lo que ayuda a quemar muchísimas más calorías que la grasa.
  • Haz 5 o 6 comidas al día.
  • Determinados alimentos, como los cítricos, lácteos y las bebidas ricas en cafeína ayudan a acelerar tu metabolismo.
  • La Cetona de Frambuesa, por ejemplo, es un potente superalimento muy eficaz en las dietas de pérdida de peso, ya que, acelera nuestro metabolismo y favorece la quema de grasas.

Consecuencias del metabolismo lento

Cuando el metabolismo funciona más lento de lo normal, la persona quema poca grasa, por lo que se acumula en el cuerpo en mayor cantidad de lo habitual, ocasionando obesidad o sobrepeso.

Así, hay personas que comentan "me engorda hasta el aire". El motivo de que a dos personas que siguen una dieta similar y que practican algo de ejercicio no consigan los mismos resultados, consiguiendo una adelgazar y la otra no, es precisamente que la que no consigue adelgazar tiene un metabolismo que funciona de manera más lenta y consume menos calorías de las necesarias para conseguir que su organismo alcance su peso ideal.

Realizando algunos cambios en nuestras rutinas diarias podemos conseguir acelerar nuestro metabolismo para poder mantener un peso saludable y mantener nuestra figura.