Enviamos a Canarias

Trucos para disimular esos kilos de más

Las mujeres somos coquetas por naturaleza, por eso, buscamos cualquier truco o artimaña que nos haga parecer más delgadas. Aquí te comentamos los más sencillos y eficaces.

Quizá ya estés manos a la obra y sigas alguna dieta de adelgazamiento, estés tomando algún suplemento que te ayude a perder peso y realices ejercicio a diario. Pero mientras consigues tu objetivo, aquí te dejamos algunos consejos que, aplicados a tu vestuario, te harán disimular ese exceso de peso que tanto te preocupa.

Elección del color

De todos es sabido que el negro adelgaza. Pero como no podemos ir de negro riguroso todos los días, tenemos que jugar con la gama de colores más oscuros: marrones, verde caqui, granate, marino... Lo mejor es vestir un único color y evitar los colores flúor o brillantes. Evita los colores cálidos (rojo, naranja, amarillo) y utiliza colores fríos (azul, violeta).

Los estampados pequeños, por lo general, adelgazan, mientras que con los estampados grandes consigues el efecto contrario. Si te gustan los estampados a rayas, elíjelas verticales.

Corte de las prendas

Debes elegir aquellas prendas que menos resalten la zona que quieres disimular.

  • Elige camisas que no te queden demasiado ajustadas, cuando te sientes, los botones cederán, consiguiendo evidenciar que nos sobran kilitos en esa zona. Las blusas amplias (poco ajustadas, no grandes) y largas nos hacen parecer más esbeltas. Pasa lo mismo con los suéteres, mejor amplios y a la cadera.
  • Huye de la ropa muy ajustada, marca los michelines y no resulta nada estilosa ni elegante. Decántate por prendas con un corte recto, que te disimule la barriga o las caderas. Con un largo hasta la rodilla, además, disimularás unos muslos gruesos.
  • Si te gustan los zapatos de tacón, no dudes en utilizarlos, estilizan, son muy elegantes y además nos hacen adoptar una mejor postura corporal.
  • Si tu problema son los brazos, elige la manga tres cuartos.
  • Un buen cuello en V, siempre que no tengas mucho pecho, disimula unas caderas anchas y estiliza, ya que hace que tu cuello parezca más largo.
  • Los pantalones mejor de tiro alto, evitarás que sobresalga el michelín de la barriga.

La ropa interior es tu gran aliada

Si tienes un pecho muy grande, que te hace sentir incómoda, los sujetadores reductores harán que todo quede bien sujeto y en su sitio. Si tienes el pecho grande y bonito, lúcelo con elegancia, está de moda.

Las braguitas, mejor sin costuras. Si tienes una barriga prominente, no dudes en usar una braga-faja, los materiales que se emplean hoy en día son muy cómodos y transpirables. Te harán sentir más cómoda y segura de ti misma.

Las fajas son tus mejores aliadas, esconden lo que quieres disimular, afinan tu cintura y reducen cadera.

Juega con los complementos

Si te gustan los complementos ¡estás de suerte! No hay nada como un complemento grande para hacer que parezcas más delgada. Sirve para todo: bolsos, cinturones, relojes, gafas, collares largos, pendientes largos, bufandas... Elije un buen complemento y haz que toda la atención se centre en él.

El maquillaje también importa

Todo vale para desviar la atención de las zonas conflictivas. Haz que tu maquillaje sea el centro de atención. Utiliza colores suaves para el rostro y remarca bien los ojos o los labios.

Existen técnicas como el contouring, contorneado del rostro, que utiliza dos o tres tonos de maquillaje para potenciar de forma natural nuestra estructura ósea. El contorneado permite esculpir las facciones con un adecuado juego de luces y sombras (iluminador, polvos de contorneado y polvos de sol).