Enviamos a Canarias

Consejos para revitalizar tu cuerpo

¿Estás cansado de sentirte agotado? ¿Quieres recuperar tu energía pero no sabes cómo hacerlo? Te damos unos consejos que te ayudarán a sentirte mejor y más vital.

Si tu ritmo de vida, los horarios, el trabajo, la familia, el gimnasio, las tareas de la casa.... se te hacen una montaña cuesta arriba, debes tomar cartas en el asunto y empezar a plantearte algunos cambios en tu vida que te ayuden a sentirte más vital y te den un aporte extra de energía. El suplemento natural de Moringa puede ayudarte

Cuida lo que comes

No te saltes ninguna comida. No pases más de cuatro horas sin comer algo. Para mantener tu nivel de energía, tu cuerpo transforma lo que comes en glucosa, también conocida como azúcar en sangre, y la envía en flujos constantes a las células de todo el cuerpo. Para sentir que tienes energía durante todo el día, tu nivel de glucosa en sangre tiene que situarse dentro de unos niveles determinados. Si tus niveles de glucosa en sangre bajan excesivamente (lo cual puede ocurrir si pasas demasiadas horas sin comer) puedes sentirte mareada y sin energía. Lo ideal es hacer tres comidas principales y dos tentempiés.

Elige alimentos frescos. Incluye mucha verdura, fruta y granos enteros. También se recomienda incluir pescado al menos dos o tres veces por semana, y si se consume carne de vaca, limitarla a una vez por semana. Asimismo, recuerda elegir lácteos bajos en grasa.

Evita la monotonía. Cuando llevamos dietas monótonas, nos movemos en una gama muy reducida de nutrientes y a la vez podemos estar consumiendo otros en exceso. Nuestra dieta debe ser variada. Los carbohidratos en general aportan energía, pero no están sólo en las harinas, de las que a veces abusamos, sino también en las frutas y vegetales, que además son ricos en fibras, vitaminas y minerales que van a cumplir una serie de funciones necesarias en el organismo. Una gran causa de esa sensación de fatiga está en la deficiencia de hierro, que podemos encontrar en las carnes pero también en los vegetales verdes, como berros, espinacas o acelgas.

En algunos casos puede ser interesante tomar un suplemento dietético que nos de ese aporte extra de energía que necesitamos, además de otros beneficios como vitaminas, proteínas, antioxidantes... este es el caso, por ejemplo, de la fruta Moringa.

Descansa un poco más

Para recargar tu cuerpo y tu mente es fundamental que descanses bien. Cada persona es diferente y tiene distintas necesidades, estima cuántas horas de sueño necesitas para afrontar tu día a día.

Algunos expertos recomiendan que, para rendir lo máximo posible, los adultos deben dormir, por lo menos, ocho horas. Sin embargo, las estadísticas demuestran que los adultos duermen, de media, un poco menos de siete horas cada noche durante los días laborables.

Un déficit de sueño crónico puede provocar que tardes en resolver tareas mentales de bajo nivel, o que te sea imposible realizar varias tareas a la vez. Así que, si te notas cansado, te va a resultar muy difícil afrontar tu rutina.

Muévete

En sí mismo, el movimiento genera energía. No esperes tener energía para ponerte en movimiento. El movimiento libera tensiones musculares, que quizás sean la causa de tu pasividad o poca energía.

Cuando haces ejercicio usas la glucosa de la sangre. Entonces, el glucógeno (la reserva de hidratos de carbono del hígado y de los músculos) entra en tu torrente sanguíneo que, a la larga, te puede hacer sentir con más energía, porque tu nivel de glucosa en sangre aumenta.

Evita el alcohol y la cafeína

El hígado es el responsable del metabolismo de tu cuerpo, si lo contaminas con mucho café, alcohol o bebidas azucaradas, va perdiendo sus funciones vitales y tendrás enfermedades en un plazo no muy largo y como primer síntoma te sentirás cansado y sin ganas de hacer nada.

Alimentos recomendados para aumentar tu energía

Agua: diversos estudios demuestran que la falta de agua puede afectar a nuestro cerebro, disminuyendo la atención y la memoria a corto plazo.

: Aumenta el rendimiento cognitivo y la concentración. El té verde tiene propiedades antioxidantes.

Chocolate negro: los flavonoides del cacao aumentan el flujo sanguíneo al cerebro, que a su vez te ayuda a sentirse despierto, alerta y más capaz de realizar la tareas difíciles.

Frutas y verduras. Evita los alimentos fritos, embutidos, carnes rojas, enlatados y procesados.

Si eliminas de tu dieta algunos alimentos como la bollería, el pan y los refrescos y los sustituyes por agua, sentirás como tu cuerpo se revitaliza pues empezarás a eliminar toxinas poco a poco.